Nanomedicinas: cuando la arquitectura se ocupa de lo diminuto – Fundación Centro Diagnóstico Nuclear